Image
Domingo 30 de Octubre: Lucas 19,1-10


Zaqueo recibió a Jesús en su corazón. ¿Qué pasó en el corazón de Zaqueo para que se produjera en él un cambio tan radical que estuviera dispuesto a dar la mitad de sus bienes a los necesitados? Pues, simplemente que le inundó el amor misericordioso de Jesús. Zaqueo recibió a Jesús en su corazón. Así lo explica San Agustín en el comentario de este evangelio: “El Señor, que había recibido a Zaqueo en su corazón se dignó ser recibido en casa de él. Le dice: Zaqueo, apresúrate a bajar, pues conviene que yo me quede en tu casa (Lc 19,5). Gran dicha consideraba él ver a Cristo. Quien tenía por grande e inefable dicha el verle pasar, mereció inmediatamente tenerle en casa. Se infunde la gracia, actúa la fe por medio del amor, se recibe en casa a Cristo, que habitaba ya en el corazón.

 
 
Image
Zaqueo dice a Cristo: Señor, daré la mitad de mis bienes a los pobres, y si a alguien he defraudado le devolveré el cuádruplo (Lc 19,8). Como si dijera: «Me quedo con la otra mitad, no para poseerla, sino para tener con qué restituir». He aquí, en verdad, en qué consiste recibir a Jesús, recibirle en el corazón. Allí, en efecto, estaba Cristo; estaba en Zaqueo, y por su inspiración se decía a sí mismo lo que escuchaba de su boca. Es lo que dice el Apóstol: Que Cristo habite en vuestros corazones por la fe (Ef 3,17)”. 
“Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa”.
Image
Creíamos que éramos nosotros quienes buscábamos a Jesús y era Él quien nos buscaba. Queríamos mirarle y era Él quien estaba mirando nuestra pequeñez. Solo pretendíamos ver pasar a Jesús y es Él quien nos saca del anonimato y quiere alojarse en nuestra casa. Para Él es más importante convivir con nosotros, ser nuestro amigo, que convertir nuestra vida desde fuera. Jesús busca el encuentro. Nos llama por nuestro nombre. No mira nuestro pasado, mira nuestra belleza olvidada y la saca a la luz. Somos únicos para Jesús, nos ama a pesar de todo. Así es Él, hasta ahí llega su amor. No esperábamos tanto.
Image

 
COMO ZAQUEO, SEÑOR

Quiero ser pequeño, para luego,

ver y comprobar que Tú eres lo más grande

Quiero sentir mi pecado y mi debilidad

para, luego, gustar que Tú eres la santidad y  la gracia,

la vida y la verdad, altura de miras hontanar  de bondad.


COMO ZAQUEO, SEÑOR

Quiero ascender al árbol de la oración

y, agarrado a sus ramas, saber que tú en ella

me tiendes la mano y me acompañas

me proteges y, al oído, siempre me hablas

me auxilias, y en mis caminos,

me alumbras con la luz de tu Verdad.

COMO ZAQUEO, SEÑOR

A veces me siento pecador y egoísta

usurero y con afán de riquezas.

Por eso, Señor, como Zaqueo

quiero ser grande en aquello que son pequeño

y, diminuto, en aquello que soy gigante.

¿ME AYUDARÁS, SEÑOR?

No pases de largo, Jesús mío.

Que son muchos los tropiezos

los que de saltar para llegarme hasta tu  encuentro

Que son incontables los intereses y, a veces  las personas,

que me impiden darme el abrazo contigo

COMO ZAQUEO, SEÑOR

En la noche oscura de mi alma

haz que nunca me falte un árbol donde  remontarme

Una rama donde agarrarme

Un tronco donde apoyarme para que, cuando  pases,

aunque, por mi cobardía, no te diga nada

Tú, Señor, me digas… ¡en tu casa quiero yo  hospedarme!
Image

 

THE WAYS OF THE SPIRIT

Jesus Christ's features

Image

From a letter of
Publius Lentulus
to Tiberius (31 d.C.)


Letter  from  Publius Lentulus, governor of Judah, to  the Emperor about  Jesus Christ’s features.  Lentulus was a contemporary with Christ. This document is of great historical value and it is very truthful.

 

WEGE DES GEISTES

QUINTA DOMENICA DELLA QUARESIMA

Image
QUINTA DOMENICA DELLA QUARESIMA


                 UNA RIFLESSIONE



In questa domenica della quaresima i saggi in legge, i farisei, legalisti e arroganti e representanti del sistema oppressore, apresentano al Signore una donna presa in adulteiro. Secondo la legge la donna doveva essere picchiata com pietre. Domandorono a Gesú cosa Lui diceva a rispetto.  Gesú non risponde e propone una alternativa: "chi é senza peccato gli puó tirare le pietre"  Nessuno gli tirou una pietra, infine la donna non era l'unica peccatora. Ultimamente le pietre volono da tutte le parte contro donne, persone e gruppi diversi.

Preghiere

A MARIA, DONNA BELLISSIMA

Image

A MARIA, DONNA BELLISSIMA
Restituiscici ad ansie
di incontaminate trasparenze



Santa Maria, donna bellissima, attraverso te vogliamo rin¬graziare il Signore per il mistero della bellezza.
 Egli l'ha disseminata qua e là sulla terra, perché, lungo la strada, ten¬ga deste, nel nostro cuore di viandanti, le nostalgie insop¬primibili del cielo.
La fa risplendere nella maestà delle vette innevate, nel¬l'assorto silenzio dei boschi, nella forza furente del mare, nel brivido profumato dell'erba, nella pace della sera.
Ed è un dono che ci inebria di felicità perché, sia pure per un at¬timo appena, ci concede di mettere lo sguardo nelle feritoie fugaci che danno sull'eterno.