Image

Domingo 4º de Adviento:
 Mateo 1,18-24

María esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.
Entramos en la admirable espera de María, para esperar con Ella la acción del Espíritu.
La Navidad es fruto del Espíritu, danza inacabable de su ternura.
El Espíritu nos enseña a esperar a Jesús. Con su fuerza y alegría, consentimos que el misterio de amor de Jesús se encarne en nuestra vida y embellezca el mundo con su bondad. Nos abrimos sin temor a la acción del Espíritu.



Image

Todo es nuevo cuando Él está presente. En medio de nuestra debilidad, el Espíritu nos ayuda a entender que “el Evangelio es el mensaje más hermoso que tiene este mundo” (Papa Francisco). Porque Dios se hace hombre por obra del Espíritu, el misterio último de la vida es un misterio de bondad, de bendición y de gracia. Le pondrá por nombre Emmanuel, que significa ‘Dios con nosotros’. Nos acercamos al icono de María para empaparnos de la pasión de amor que Dios nos tiene, para entrar en la revolución de la ternura, para ser ante sus ojos de amor. Jesús es el Dios con nosotros. ¡Qué admirable cercanía! ¿Hay algo más bello y grande en esta vida? No estamos solos, no estamos perdidos en el mundo.
Una corriente de amor, que atraviesa el tiempo y el espacio, viene a nuestro encuentro; y nosotros le ponemos nombre: Jesús. ¿Qué puede ser una Navidad sin nombrar a Jesús?
Image

 ¡DÁNOS TU CONFIANZA, MARIA!                                

Para que Dios nazca en nosotros sin pedir nada a cambio
y, sea nuestro corazón,
una cálida cuna donde Jesús encuentre cobijo
consuelo.  
ara que, en estas horas de santa tensión,
donde el cielo y la tierra juegan a juntarse
podamos también nosotros hambrear
el manjar de Amor que se sirve en Belén.

Image
 
¡DÁNOS TU CONFIANZA, MARIA!
Queremos que, Tú, seas una puerta
por la que podamos entrar
y disfrutar del Misterio de Dios humanado.
Una puerta que, cuando se abra desde fuera
entendamos y comprendamos
que es Dios quien lo hace desde dentro
que es Dios quien tira desde el cielo.


Image
 
¡DÁNOS TU CONFIANZA, MARIA!
Para que no vacilemos ni en el amor ni en la fe
Para que nos pongamos en camino hacia Aquel que viene
Para que seamos heraldos de la Buena Noticia
Para que, el Niño que quiere salir de tus entrañas,
encuentre aquí y ahora
hermanos que le amen, le ayuden y le sigan


Image
 
¡DÁNOS TU CONFIANZA, MARIA!
Para que Dios esté pronto con nosotros
Para que nosotros, pronto estemos con El
Para que creamos, aun sin ver
Para que aún sin ver, creamos por encima de todo
Image
 

¡DÁNOS TU CONFIANZA, MARÍA!
Sólo así, podremos vivir, celebrar
cantar y festejar el encanto de la Navidad.


Image
Albina Moreno



AS VIAS DO ESPIRITO

TERCEIRO DOMINGO DE PASCOA

Image


19 ABRIL 2015

 

UMA REFLEXÃO

 

Jesus ressuscitou verdadeiramente ? Como é que podemos fazer uma experiência de encontro com Jesus ressuscitado ? Come é que podemos mostrar ao mundo que Jesus está vivo e contina a oferecer aos homens a salvação ? É, fundamentalmente, à essas questões que a liturgia desse Terceiro Domingo de Pascoa procura responder.


THE WAYS OF THE SPIRIT

Did the Virgin Mary really die?

Image

Did the Virgin Mary
really die?


The very first question that arises staring at an ancient Byzantine icon of the Dormition representing the Virgin Mary’s body laying on a bed and Her figure raising above it, it’s if this picture, painted by a Mount Athos monk, indented to represent, with such a little convincing patterns, only Her Soul or Her entire Body as well. A religious inexperienced viewer would have his attention attracted by the abstract symbolism, while the pious viewer looking for cheap experiences would be contradicted by the archaic verism of the Virgin laying on a bed on the verge on expiring, like an ordinary woman.